Contenido

15 EneBlue Monday y Actitud Positiva

Blue Monday y Actitud Positiva
La Actitud Positiva depende solamente de nosotros mismos. Y no solo nos hace más productivos, sino que también nos hace más felices.

El tercer lunes de enero es llamado ‘Blue Monday’, el día más deprimente del año. Parece que este término lo acuñó el Doctor Cliff Arnall en Cardiff hace 13 años y se basa en una fórmula algo compleja. Es interesante leer estos días cómo esta persona confiesa estar arrepentida de haber inventado este nombre. Se puede entender: el Doctor Arnall pasará a la historia por haberle dicho al mundo cuál es (según su fórmula) el día más triste del año. No parece que éste sea un gran ‘legado’. 🙂

Que a un lunes de enero se le ponga el cartelito de “día más deprimente del año”, es cuando menos curioso.

Pero para mi, lo más llamativo de esta historia es que el estudio basa el nivel de tristeza o felicidad de las personas en “circunstancias externas”, como el clima o la lejanía de las navidades, y cómo estas pueden influir en su estado de ánimo.

¿De qué depende nuestra felicidad?

El enfoque no es malo. Sin embargo no presta atención a lo que las personas hacemos para sentirnos más o menos felices. Independientemente de las circunstancias.

Y digo esto porque uno de los estudios más interesantes sobre felicidad que jamás se ha realizado, liderado por Sonja Lyubomirsky en 2004, nos muestra cómo apenas un 10% de nuestra felicidad depende de las circunstancias que nos toca vivir. ¡Ojo! Aquí incluimos la ciudad donde vivimos, nuestro domicilio, el coche con el que nos desplazamos o el móvil que tenemos.

Solo un 10% de nuestra felicidad depende de las circunstancias externas

¿No resulta impactante? Apenas un 10%… y sin embargo, gran parte de nuestro esfuerzo, energía y ahorros suelen estar dirigidos a aumentar o mejorar estas circunstancias externas (que apenas impactan en nuestro nivel de felicidad).

Pero sigamos: ¿y el otro 90% restante? ¿De qué depende? Sonja nos muestra como un 50% de nuestra felicidad está ligada al ADN: unas personas nacen más felices que otras. Y ante ello no podemos hacer nada.

Nos queda un 40%… y aquí es donde vienen las buenas noticias. El estudio muestra como este porcentaje depende de las acciones intencionadas que realizamos en nuestro día a día para sentirnos bien. Hablamos, a modo de ejemplo, de dedicar tiempo a nuestras familias, hacer deporte durante la semana, meditar, ayudar a otras personas, desarrollarnos personalmente o quedar con los amigos a tomar un té o unas cervezas.

Y lo más importante: hacer alguna de estas cosas solamente depende de nosotros.

Nuestro bienestar depende en gran parte de lo hacemos cada día para ser un poquito más felices.

Conclusión

Volviendo al ‘Blue Monday’: estoy convencido de que si nos empeñamos en decir que el próximo lunes será el día más deprimente del año, lo será. Sin duda. Pero si aplicamos nuestra mejor actitud positiva y dedicamos tiempo a lo que nos hace felices, tenemos bastantes más posibilidades de que ese mismo lunes sea un gran día.

Por todo ello, mi propósito para el ‘Blue Monday’ es… el de cada día desde hace unos años: pasarlo lo mejor posible. Y para ello, hacer más de esas cosas que me hacen feliz (ya sea ir a nadar al medio día o tomar café con mis ‘compis’ de Felisa CoWork). Pequeñas grandes cosas.

Porque nuestro bienestar depende en gran parte de lo que hacemos cada día para ser un poquito más felices.

¿Y tú? ¿Qué vas a hacer para que cada día sea un gran día? 

Suscríbete a nuestra newsletter


0 Comentarios

Deja un comentario

Deja un comentario